• home
  • blog
  • Un ancestral ritual muy de moda
Escrito por Olivia Belafonte, el 11.06.17
Un ancestral ritual muy de moda

Un ancestral ritual muy de moda

Entrar a un hammam es regresar a un pasado lejano en el tiempo, pero aún latente en muchos rincones de España. Vestigios de baños árabes hay en muchos puntos del país; hammams para relajar cuerpo y mente, muy pocos. De los primeros han heredado los segundos no sólo su arquitectura y cuidados básicos, sino también su alma. Actualmente, un puñado de ciudades ofrece esta relajante opción de ocio: Málaga, Granada, Sevilla, Toledo, Cáceres, Madrid…            

Recuperados o levantados de la nada, estos espacios wellness de la antigüedad invitan a la evasión y al relajo en cómodas instalaciones adecuadas a los tiempos actuales. La decoración y el ambiente íntimo creados los hacen lugares ideales para el esparcimiento. Generalmente, además de los típicos circuitos por las piscinas a distintas temperaturas se ofrecen otros servicios, como sauna turca, dulces y té, además de variadas opciones de masaje. Pequeños detalles que hacen mucho más interesante la visita a las instalaciones.

La ambientación es uno de los caballos de batalla de este tipo de instalaciones, que antiguamente dejaban pasar la luz natural a través de una especie de claraboyas en forma de estrella. Ese ambiente está sustituido ahora por una ambientación de luz tenue que aporta serenidad, a lo que también contribuyen los aromas y la música, en su caso. Algunos de estos espacios disponen de un patio que circunda las piscinas y que permite separar los espacios con gran acierto.

La ancestral idea del agua entendida como elemento purificador queda latente en estos ambientes ideados para el relajo. Los beneficios de estos rituales acuáticos están demostrados y surten diferentes efectos dependiendo de la temperatura a la que estén las piscinas. Para sacar los mayores beneficios posibles lo mejor es introducirse en todas según indicación de los profesionales que dirigen estos locales, siempre y cuando no se sufra algún tipo de dolencia que no permita, por ejemplo, disfrutar de la sauna turca.

Muchos centros modernos disponen de circuitos similares a un hammam, con rituales de bienestar muy interesantes. Sin embargo, la experiencia de adentrarse en un baño árabe es algo muy particular y exótico, es fundirse con la sabiduría antigua y un pedazo de Historia; es sentirse en otro espacio y en otro tiempo.

El cuerpo y la mente lo agradecen...

 

 

Alimenta tu presencia en Internet con autores Contextto

Ahora y para siempre alta gratuita

¿Quieres ser autor de Contextto?