• home
  • blog
  • Las 10 claves de la puesta a punto
Escrito por Silvia Garrote Calvo, el 15.03.17
Las 10 claves de la puesta a punto

Las 10 claves de la puesta a punto

El inicio del año es el momento que escogen muchas personas para decidirse a cuidarse un poco más y a intentar quitarse de encima esos kilos de más. A los excesos del verano llegan los del otoño y más irresistibles aún, los que nos regala cada Navidad. Pero con la cuesta de enero aparecen también los remordimientos y la idea de un no tan lejano verano en el que habrá que lucir un poco más en forma en playas o piscinas. El inicio del año es el mejor momento para llevar a cabo, o intentarlo al menos, esos planes de mejora, los inefables ‘buenos propósitos’ que acaban siendo eternos propósitos si no ponemos mucha voluntad de nuestra parte. 

En este punto de reflexión vital es importante no caer en la tentación de la vía rápida. Ya sabemos que ninguna dieta funciona (bien) a corto plazo, que no hay posibilidad de adelgazar sin cierto sacrificio y que hay que hacerse a la idea de que lo mejor es cambiar los hábitos alimenticios, sobre todo por salud. 

En este inicio del año proliferan los artículos supuestamente científicos que hablan de dietas infalibles.  Cada época tiene su ‘dieta estrella’. Si hace años triunfaban los métodos Montignac o Dukan, basados en propuestas alimenticias disociadas, esto es, separar la ingesta de determinados grupos de alimentos, recientemente se han puesto de moda las llamadas ‘detox’, o zumos concentrados de frutas y hortalizas que supuestamente sirven para depurar el organismo y bajar tejido graso.

Los científicos insisten en rebatir todos estos métodos, incluido aquel de beber alrededor de dos litros de agua al día, y vuelven una y otra vez a aconsejarnos la ecuación que está demostrado que funciona: dieta equilibrada (mediterránea) y ejercicio moderado y constante. Así que habrá que confiar en la ciencia y en el sentido común para ponerse en forma y hacerse propósitos reales como éstos:

  1. Comer más verduras y frutas a diario. 
  2. Sustituir el tentempié de pan y embutido por algo más ligero, como fruta o yogures.
  3. Tomar más infusiones, menos alcohol y nada de bebidas azucaradas.
  4. Cenar menos, o al menos, hacerlo una hora antes.
  5. Mejorar el desayuno, añadiendo frutas, lácteos y frutos secos.
  6. Consumir menos carnes rojas, más ensaladas y más legumbres.
  7. Empezar las comidas o cenas con caldos o sopas desgrasados.
  8. Comprar más productos frescos y a granel y menos elaborados y envasados.
  9. Caminar a diario. 
  10. Aprovechar cualquier momento para bailar. 

 

Alimenta tu presencia en Internet con autores Contextto

Ahora y para siempre alta gratuita

¿Quieres ser autor de Contextto?