Escrito por M. Xochitl Perez, el 15.03.17
Be-vidas saludables

Be-vidas saludables

Elegir un tipo de vida saludable es una de las mejores opciones en las que se puede invertir y los medios de comunicación son los encargados de transmitir este mensaje. La lucha contra el sedentarismo y los malos hábitos ya ha comenzado. En el campo de la alimentación y en concreto en el de las bebidas las innovaciones en los productos que se ofrecen al consumidor son un claro reflejo de que algo está cambiando.

Frente a la oferta de los zumos y refrescos clásicos que nos han acompañado en las últimas décadas (muchos de ellos llamados a desaparecer por su alto y dañino contenido en azúcar) podemos encontrar una gran variedad de bebidas sin azúcares añadidos o edulcoradas. La oferta es cambiante según la temporada o época del año en la que nos encontremos y cada vez se afina más la puntería para que cada consumidor encuentre en esa bebida no sólo las características propias del producto sino el valor añadido que proporciona el ir adquiriendo unos hábitos saludables. Mucho se ha avanzado desde el V8 (1933) que mezclaba ocho vegetales (zanahoria, apio, remolacha, lechuga, perejil, espinacas, tomates y berros) y que sabía francamente bien con el mérito de que se mantiene aún hoy en el mercado.

Además de las bebidas orgánicas los empresarios se han puesto las pilas y ya podemos encontrar marcas propias de supermercados con su consiguiente reducción en el precio.

La combinación de los ingredientes parece infinita y pone a nuestro alcance sustancias que ni sabíamos de su existencia. Por poner un ejemplo, agua mineral, zanahoria, piña, limón, sirope de agave, xantana, camu camu y guaraná. Otros son aún más específicos y anuncian que tienen ácido fólico, melatonina, magnesio, alcachofa, etc...

Además de los zumos que incorporan nuevas frutas y verduras podemos elegir este tipo de bebidas o smoothies detox, vitalizantes, anti-aging, etc que van acompañadas de un marketing muy elaborado y sumamente atractivo que reclama y exterioriza esta forma de vida saludable. Anti-aging de color rojo sugerente, detox de un verde saludable, radiance con un rosa juvenil, vitality con un amarillo dorado; envases suaves y brillantes. Se ha producido una interesante migración:

“el sector de la belleza se traslada al de las bebidas”.

En el caso de los tratamientos detox no sólo se especifica con detalle el contenido de cada envase sino el horario en el que se debe tomar. Una novedosa y fácil forma de invitar al consumidor a implicarse en un divertido “juego saludable”. ¿Hay alguien que se pueda resistir?

Las celebrities desde luego que no. En las redes triunfa la imagen informal en la que la bebida posee su propio estatus y forma parte del look, como lo son las gafas o el bolso y que lleva implícito ese etilo de vida saludable tan de moda y tan perseguido.

Alimenta tu presencia en Internet con autores Contextto

Ahora y para siempre alta gratuita

¿Quieres ser autor de Contextto?